lunes, 28 de enero de 2008

Un kilo de naranjas


Un sencillo detalle como la bolsa de naranjas, es ideal para cualquier rincón de la cocina. Se elabora a partir de un cachito de malla (de cualquier alimento: bolsa de limones, malla de cebollas, etc) y bolitas de fimo (mezclar naranja con traslúcido). Para cerrarla se puede usar metal, hilo, plástico, y si se desea, se puede colocar una etiqueta.


He visto por la red algunas réplicas muy fieles a las reales, pero para principiantes, esta es una buena manera de engancharse al reciclaje.


1 comentario:

Cromoly dijo...

Estoy totalmente alucinada de las ideas que tienes, lo de la bolsa de naranjas me ha dejado loca, me encanta la sección "reciclaje" porque ahí das toda tu imaginación. Enhorabuena.